Bambara

La ranura

La ranura es un cortometraje de corte surrealista y experimental que forma parte de La espiral maravillosa, proyecto multidisciplinar en el que Isabel Medarde investiga sobre las pioneras del cine olvidadas en el transcurso de la historia.

Cartel de La ranura. Cortometraje surrealista de Isabel Medarde (Zoe Lapierre)
Cartel de La ranura.
Foto Divina Quinia. Diseño Isabel Medarde

CONTEXTO DE CREACIÓN DE LA RANURA

En La espiral maravillosa Isabel Medarde inventa e interpreta el papel de Leocadia Cantalapiedra, una pionera del cine que allá por las primeras décadas del siglo XX tendrá que luchar contra las circustancias sociales impuestas a las mujeres en aquella época para logra su sueño de hacer cine. Para ello adopta a lo largo de su vida tres álter ego; Leo, Nico (su álter ego masculino) y Zoe.

La ranura dentro de La espiral maravillosa representa el periodo de la vida de Leocadia correspondiente a su álter ego Zoe, durante su traslado al París de los años veinte, donde otros aires de libertad conceden «el gran permiso» a las mujeres de participar en la vida artística y creativa (no lo permitió el futurismo, abiertamente machista, pero sí el surrealismo, aún con todos los «peros» que veremos reflejados en el proyecto La espiral maravillosa.

Así es que Isabel Medarde se sube con su equipo de colaboradores en la máquina del tiempo y viajan desde el 2018 al año 1929 para rodar La ranura esmerándose al máximo para crear una pieza surrealista tal y como si lo hubiera hecho el personaje de Leocadia Cantalapiedra y su álter ego Zoe.

Un equipo de músicos también reconvertidos en artistas de vanguardia de época ha compuesto una banda sonora experimental ya que sobre el año 1930 comenzó la experimentación sonora y la música concreta.

SINOPSIS